EL COMPRESOR.

EL COMPRESOR

Su misión dentro del circuito frigorifico es aumentar la temperatura (y en consecuencia tambien la presión) del refrigerante gaseoso, en estado de vapor o gas, que sale del evaporador, para que esté en las condiciones necesarias para poder ceder calor a otro fluido o medio, que deberá encontrarse a mayor temperatura que el local o fluido que se ha enfriado. En general el fluido al que se cederá calor, por otra parte el refrigerante es el aire exterior, que en las condiciones de verano estará a una temperatura standard de 35º C, o agua a una temperatura de 30º C, procedente generalmente de una torre de enfriamiento.
Para poder realizar este aumento de temperatura y presión del refrigerante gaseoso es preciso suministrar una determinada energia el elemento que  lo realiza y que denominamos compresor. Esta energia es eléctrica mediante un motor que arrastra el eje del compresor.
La forma partica,  y por tanto la más utilizada, de realizar este aumento de temperatura y presión del gas, es sometiendolo a un preceso de compresión mecánica, es decir reduciendo su volumen. Se denomina indice de compresión a la relación entre la presión a la entrada del compresor o aspiración (tambien llamada succión) y la presión a la salida o descarga.
Es fundamental para el buen funcionamiento del compresor que la aspiración sólo exista gas y nada de liquido, dado que éstos son incomprensible (no se puede reducir el volumen). La llegada de liquido al compresor es causa de averia importante, y veremos posteriormente la forma de controlar este, hecho, que será fundamental para el buen funcionamiento del compresor.
Debido a su constitución, el compresor es el elemento del circuito que más órganos móviles tiene, es más complicado y delicado y por tanto es el que requiere más cuidados y verificaciones periódicas. Asi mismo, tiene mucha importancia su lubricación, mediante aceites especiales que se almacena en el “carter” (del compresor).